Amistad Bilbao  21 jun 2022

Feliz verano

Tan solo me pasaba por aquí para desearos a [email protected] que tengáis un verano maravilloso...

Hoy día 21 comienza, según el calendario, la esperada estación veraniega... esa que todos esperamos durante el resto del año. Aunque esto ya viene desde la antigüedad puesto que desde siempre la mayoría de las culturas han celebrado la llegada del solsticio de verano, bien por el significado que tiene de crecimiento y maduración de lo que nos da la tierra o bien porque su luz, sus horas de día y su calor, hacen la vida más amable y placentera.

Y nosotros lo celebraremos en un par de días encendiendo hogueras por doquier y dotando al fuego de un significado purificador y renovador. Al igual que lo hicieron antes todas las culturas animistas en un imaginado intento de proveer al día de unas horas más de luz, pues es sabido que a partir de esta fecha la noche comienza a ganar terreno al día que ya llega a su apogeo de máximo tiempo, contando en minutos, precisamente ahora... Y al igual que lo hicieron desde antaño las sociedades cristianas representándolo en el imaginario colectivo con la figura de un hombre santo de nombre Juan, o las innumerables culturas paganas personificadas en las meigas, sanadoras, brujas, bruixas o sorginak, que lo celebraban danzando y bailando a su alrededor, sintiendo así su inmediato poder llameante y reconfortante.

Pero más allá del significado, real o imaginado, que tenga el paso de la primavera al verano, yo os animo a hacer un viaje estival hacia aquellos tiempos de infancia libre y despreocupada en los que el azul del cielo se fundía con el añil del mar, o el bermellón y púrpura de los atardeceres en el pueblo se mezclaba con el rosado que decoraba los trigales en las últimas horas del día.

Porqué no hacer de estos tres meses un renovado paseo por aquellos días interminables de almanaque estival, veranos de juventud y amor adolescente, un revivir de aquellos tiempos de bicicleta y bocata de nocilla, de baño en la presa del río, en el pantano o en la playa, de cabañas improvisadas y excursiones memorables, de exploraciones de la vida mientras admirabas inconscientemente el paso de la niñez a la mocedad y tu única preocupación era ver otra vez a esa chica que tanto te gustaba o poder oír de nuevo la voz varonil del chico que desvelaba tus noches de calor...

Pues está tan solo en nuestra mano sonreír y sentirnos afortunados y felices por poder disfrutar de la luz, los colores, los sonidos y las sensaciones que aporta Junio, el calor vacacional del mes de Julio o la confortable sensación de descanso que teóricamente aporta el mes de Agosto. Seamos entonces un poco Peter Pan e impregnemos los próximos noventa y tantos días de dulzor y amor estival, antes de que el otoño haga desmayarse a la hojarasca de los bosques y los marrones, ocres y anaranjados, bellos igualmente pero carentes de luz estival, nos hagan saber que el verano ya pasó y que el segundo equinoccio del año ha llegado con el fin del calor y su irremediable volver a clase...

Os deseo que este verano sea uno de esos para bien recordar y añorar, de aquellos que tuvimos no hace tanto poblados de sueños, planes e intenciones, emociones descubiertas y sensaciones por vivir en los que aún creíamos en que todo era posible...





2
1
94



cristian

Que genial, me ha gustado mucho el texto, desde luego tan importante es disfrutar del verano como lo es disfrutarlo como en la niñez, buen verano a todos 👋😄

21/06/2022
Cargando