Amistad Bilbao  29 jul 2022

Sobre mi infinita desesperanza

Estoy en un momento crítico de mi vida. Mis padres dependientes, yo menos de mileurista la mayoría de las veces y sin posibilidades de mejora dado que debo atenderlos emocionalmente al menos. Los dos años y medio de emergencia sanitaria y sistemático desmantelamiento de la normalidad anterior así como de cualquier expectativa de que las cosas vayan a ser como antes me están haciendo grave mella. La última vez que he bajado desde el barrio hasta el centro para una gestión que exigía mi presencia me pareció que hacía todo un viaje a un lugar lejano. Me apresuré a terminar lo antes posible para volver al refugio precario de mi barrio y el entorno que conozco más. Cada vez veo menos conocidos por la calle - unos han muerto, otros están permanentemente en casa o en cama. Me doy cuenta de que tenía amistad (igual es una palabra demasiado intensa) o por lo menos trato con la gente de la generación de mis padres y están desapareciendo inexorablemente a un ritmo que se acelera. A veces me pregunto qué va a ser mí cuándo me quede totalmente solo. Las cuatro paredes de casa se vuelven opresivas y más teniendo que teletrabajar por obligación. Y luego tenemos una larga temporada en la que la meteorología no invita a pasear sin más con viento, lluvía o frío. He llegado hasta a cenar con el ordenador puesto reproduciendo episodios de series o películas (gratis) en RTVE o EITB sólo para oír voces cerca porque el silencio puede llegar a ser opresivo. Me gustaría charlar alguna vez con alguien que también haya naufragado por las tempestades de la vida porque estoy convencido de que no es una isla desierta



0
0
72



Cargando