Amistad Bilbao  02 mar 2024

Lejana tierra mía - tango clásico desde Carlos Gardel

Lejana Tierra Mia

Carlos Gardel

Lejana tierra mía
Bajo tu cielo
Bajo tu cielo
Quiero morirme un día
Con tu consuelo
Con tu consuelo

Y oír el canto de oro
De tus campanas que siempre añoro
No sé si al contemplarte al regresar
Sabré reír o llorar

Silencio de mi aldea
Que sólo quiebra la serenata
De un ardiente Romeo
Bajo una dulce luna de plata

En un balcón florido
Se oye el murmullo de un juramento
Que la brisa llevo con el rumor
De otras cuitas de amor

Siempre está el balcón
Con su flor y su sol
Tú no estás, faltas tú
¡Oh, mi amor

Lejana tierra mía
De mis amores, cómo te nombro
En mis noches sin sueños
Con las pupilas
Llenas de asombro
Dime, estrellita mía
Que no son vanas mis esperanzas
Bien sabes tú que pronto he de volver
A mi viejo querer

https://www.youtube.com/watch?v=oMIGrHpjqJM



1
📄 4
📊 126



Vintage

Que bonito, es tuyo?

02/03/2024
hay

No, por favor, no tengo talento y mucho menos estoy dotado para la música. Sólo la escucho. En un álbum de la colección The Rough Guide to dedicado a Tango Nuevo aparecía una versión interpretada por una cantante argentina, Sandra Luna, y siempre que la escucho, me emociona. Según la wikipedia, fuente generalmente bien informada en temas de entretenimiento, la letra está compuesta por Alfredo Le Pera Sorrentino y la música por Carlos Gardel. Hace alrededor de 90 años ya y sigue pulsando las cuerdas de mi corazón

02/03/2024
Vintage

Escribe, con esa sensibilidad a la belleza,seguro que se te daría bien

02/03/2024
Vintage

A escondidas,  muy adentro

 

Como olvidar el desastre,

como reconstruirse despacio,

como viajar sin compañía,

como dormir en soledad,

como vivir sobremuriendo,

como enseñar sin alumno,

como pensar sin fe…….

reconstruirse ……en soledad y silencio,

regresar a combatir los miedos,

y llorar, a escondidas, muy adentro.

 

Atesoro la calma,

bendigo el momento en silencio,

cuando respetas cada instante

en el que reconstruyo mi alma.

 

Hoy me asemejo a esa anciana

que abandono el cigarrillo

cuando ya no quedaba esperanza.

 

Hoy apuro cada sorbo de café

aguardando tu visita.

Y en la inquietud de la espera

vuelvo a la melodía que escuchábamos

en la habitación de la concordia

cuando no había otra victoria,

que llevarte de la mano a la cama

sin más abrigo que un abrazo

sin más remedio que esperar a que el mañana

no estuviese enredado de tropiezos

 

Las legumbres ya están listas

Espero que hoy también te gusten,

Ama.

02/03/2024
Cargando