Uso de cookies: Utilizamos 'cookies' propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Adicionalmente, compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros. Si continúa navegando acepta su uso.
Más información y cambio de configuración..

Entendido

Poesía Bilbao

 
Regístrate para participar

Grupo de amantes de la poesía, aquí podrás hablar de poesía, publicar y compartir tus poemas y conocer gente de Bilbao aficionados a la poesía. Animate a hablar en verso.

Nuevos
  • Eternidad VS Inmortalidad

    22 abr   Bilbao

    Urge un trasplante de luna

    en tu anhelante corazón 

    de un vistazo un iinjerto oceánico

    que no rechace tu loco deseo

  • diálogo zen

    22 abr   Bilbao
    Amantes de la pleamar
    y de sus metamorfosis
    a puerta cerrada

    averiguaciones
    y alumbramientos
    de asteroides tan poblados
    como la luna
    centinela de besos
    en balsas vacías

    estancia de polen
    a la altura glacial
    del lago entre cortinas

    brisa que redobla tambores
    en el vientre de la mariposa



  • Vistas hacia la ria

    11 nov   Bilbao
    Ojos ardientes con vista hacia rio ,
    Instantes de contemplanza,caen gotas de lagrimas alimonadas en hojas grises, que la corriente del agua se las lleva hacia mar.
    Caen en en en el fondo del mar como cubitos de piedra que jamas seran encontradas.

    F.B.HADEL
  • Renace amor, renace que te apagas

    31 oct   Bilbao

    Aléjate de mi presencia que la vorágine me mata,

    Aléjate de mi lado que tu sinuosidad repele mi malestar.

    Y lo necesito, lo necesito sin causa y sin pretender curar.

    Lo digo de frente, de cara al rechazo y el odio,

    Con mis entrañas envenenadas y los ojos llorosos.

    Acercate si tu mal es cierto y si te desgarras solito.

    Si jamás, jamás conociste amigo alguno

    Y tu soledad llama al rechazo.

    Todos cierran los ojos,

    los cierran porque ya hay demasiada angustia en la vida de cualquiera.

    Sus caminos me aterran porque llaman a la muerte.

    Lagos y lagos de lágrimas, manchadas no de pena, no de congoja sino de arrebato.

    Arrebátate, arrebátate mujer que tus manos son santos para penurias,

    Que tu voz es alegría y pasión como con la familia,

    Y tu olor, la auténtica sensatez del caos del día a día.

    Y a ti mujer, hermana, y a ti hombre, hermano, sal de tus dominios

    y abarca con tu cuerpo y canto toda la luz que esta tierra te otorga.

    Mi lengua está formada por un casi olvidado idioma, mi erromintxela.

    Costa de antiguos marineros en la lejanía,

    con el corazón partido entre dos amores demasiado distintos.

    Casa y mar. La firmeza al tacto y el movimiento entre suspiros.

    Creeme, confía en mí cuando te digo que tu frialdad la comprendo,

    Que lo templado se agotó cuando nuestras almas se perdieron al dejar de crecer y llegó el olvido.

    Mi pureza se perdió con la inocencia,

    con la destrucción del amor de ver con mirada cristalina.

    Porque la brutalísima crueldad apagó cualquier posible rostro agudo y de nuevo renacido.

    Ay dolor, dolor mío,

    Cómo me engañas al dormirte cerquita del fuego…

    ¿Pero cuando se apaga qué?

    Vuelves de nuevo a mi lado con más carnaza para el enfermo.

    Y duele y duele, me comes por dentro mientras yo pido compasión y al cielo ruego.

    ¡Anda! Vete lejos y nunca me vuelvas a gritar de este modo.

    No más condena para mi pobre carita sucia a base de golpes y palos.

    No más, no más, que mis manos ya no tiemblan al acariciar mi belleza gitana.

    Pájaros en mis ojitos ahora y la tierna rosa, húmeda en mi boca.

    Qué rica, pero qué rica estoy al mirarme en el rio mientras juego y sonrio.

    Pero que rica, que rica que estoy.

  • AL QUE SE DE EL GUSTO DE GUSTARLE LA POESÍA

    08 sep   Bilbao

    «Y me bendijo a mi mare;
    y me bendijo a mi mare.
    Diez séntimos le di a un pobre
    y me bendijo a mi mare.
    ¡Ay! qué limosna tan chiquita,
    qué recompensa tan grande.
    ¡Qué limosna tan chiquita,
    qué recompensa tan grande!»

    ¿A dónde vas tan deprisa
    sin desirme ni ¡con Dió!?
    Me puedes mirá de frente,
    que estoy enterao de tó.
    Me lo contaron ayer
    las lenguas de doble filo,
    que te casaste hase un mé
    y me quedé tan tranquilo.
    Otro cualquiera en mi caso,
    se hubiera echao a llorá,
    yo, crusándome de brasos
    dije que me daba iguá.
    Y ná de pegarme un tiro
    ni liarme a mardisiones
    ni apedrear con suspiros
    los vidrios de tus barcones.
    ¿Que t'has casao? ¡Buena suerte!
    Vive sien años contenta
    y a la hora de la muerte,
    Dios no te lo tenga en cuenta.
    Que si al pie de los artares
    mi nombre se te borró,
    por la gloria de mi mare
    que no te guardo rencor.
    Porque sin sé tu marío,
    ni tu novio, ni tu *****,
    yo fui quien más t'ha querío,
    con eso tengo bastante.



    —¿Qué tiene er niño, Malena?
    Anda como trastornao,
    tié la carilla de pena
    y el colorsillo quebrao.
    Y ya no juega a la tropa,
    ni tira piedras al río,
    ni se destrosa la ropa
    subiéndose a coger níos.
    ¿No te parese a ti extraño,
    no ves una cosa rara
    que un chaval de dose años
    lleve tan triste la cara?
    Mira que soy perro viejo
    y estás demasiao tranquila.
    ¿Quieres que te dé un consejo?
    Vigilia, mujé, ¡vigila!

    Y fueron dos sentinela
    los ojitos de mi mare.
    —Cuando sale de la escuela
    se va pa los olivare.
    —Y ¿qué busca allí? —Una niña,
    tendrá el mismo tiempo que él.
    José Migué, no le riñas,
    que está empesando a queré.
    Mi pare ensendió un pitillo,
    se enteró bien de tu nombre,
    te regaló unos sarsillos
    y a mí un pantalón de hombre.

    Yo no te dije «te adoro»
    pero amarré en tu barcón
    mi laso de seda y oro
    de primera comunión.
    Y tú, fina y orgullosa,
    me ofresiste en recompensa
    dos sintas color de rosa
    que engalanaban tus trensas.
    —Voy a misa con mis primos.
    —Bueno, te veré en la hermita.
    Y qué serios nos pusimos
    al darte el agua bendita.
    Mas luego en el campanario,
    cuando rompimos a hablar:
    —Dise mi tita Rosario
    que la sigüeña es sagrá,
    y el colorín, y la fuente,
    y las flores, y el rosío,
    y aquel torito valiente
    que está bebiendo en el río;
    y el bronse de esta campana,
    y el romero de los montes,
    y aquella línea lejana
    que la llaman... ¡horisonte!
    ¡Todo es sagrao: tierra y sielo
    porque así lo quiso Dió!
    ¿Qué te gusta más? —Tu pelo.
    ¡Qué bonito me salió!
    —Pues, ¿y tu boca, y tus brasos,
    y tus manos reonditas,
    y tus pies fingiendo el paso
    de las palomas suritas?
    Con la puresa de un copo
    de nieve te comparé;
    te revestí de piropos
    de la cabesa a los pié.
    A la vuerta te hise un ramo
    de pitiminí,presioso
    y a luego nos retratamos
    en las agüitas de un poso.
    Y hablando de estas pamplinas
    que inventan las criaturas,
    llegamos hasta tu esquina
    cogíos por la sintura.
    Yo te pregunté: —¿En qué piensas?
    Tú dijiste: —En darte un beso.
    Y yo sentí una vergüensa
    que me caló hasta los huesos.
    De noche, muertos de luna,
    nos vimos por la ventana.
    —¡Chssss! Mi hermaniyo está en la cuna,
    le estoy cantando la nana.

    «Quítate de la esquina,
    chiquillo loco,
    que mi mare no quiere
    ni yo tampoco».

    Y mientras que tú cantabas
    yo, inosente me pensé
    que nos casaba la luna
    como a marío y mujé.

    ¡Pamplinas! ¡Figurasiones
    que se inventan los chavales!
    Después la vida se impone:
    tanto tienes, tanto vales;
    por eso, yo al enterarme
    que llevas un mes casá,
    no dije que iba a matarme,
    sino que me daba iguá.
    Mas como es rico tu dueño,
    te vendo esta profesía:
    tú, por la noche, entre sueños
    soñarás que me querías,
    y recordarás la tarde
    que mi boca te besó
    y te llamarás «¡cobarde!»
    como te lo llamo yo.
    Y verás, sueña que sueña,
    que me morí siendo chico
    y se llevó la sigüeña
    mi corasón en su pico.
    Pensarás: «no es sierto ná,
    yo sé que lo estoy soñando»;
    pero allá en la madrugá
    te despertarás llorando,
    por el que no es tu marío,
    ni tu novio, ni tu *****,
    sino el que más te ha querío.
    Con eso tengo bastante.
    Por lo demás, tó se orvía.
    Verás cómo Dios te manda
    un hijo como una estrella;
    avísame de seguía,
    me servirá de alegría
    cantarle la nana aquella:

    «Quítate de la esquina,
    chiquillo loco,
    que mi mare no quiere
    ni yo tampoco».

    Pensarás: «no es sierto ná,
    yo sé que lo estoy soñando».
    Pero allá en la madrugá
    te despertarás llorando.

    Porque sin sé tu marío,
    ni tu novio, ni tu *****,
    yo soy... quien más t'ha querío...
    ¡Con eso tengo bastante!

  • Pensaba...

    07 ago   Bilbao

    ”Yo solía pensar que era la persona mas extraña en el 
    mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, 
    tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra
    y dañada de la misma forma en que yo me siento. 
    Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mi. 
    Bueno, yo espero que si tu estas por ahí y lees esto sepas que, 
    si, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tu.”

    Frida Kahlo

    20
    Mar Pero a ver nosotros no hacemos lo normal...dw ahí lo de raros
    09/08/2017
    Jon Lo normal es vivir de apariencias. Lo raro es ser tú mismo.
    09/08/2017
    Mar Jon exacto...o hacer lo políticamente perfecto
    09/08/2017
    Mar Perfecto no...jajaja correcto...
    09/08/2017
  • Soneto a lo Posible.

    12 may   Bilbao

    Puede ser que una vez/ en un desvelo

    descubramos que el mundo es una fiesta

    y encontremos al fin

    esa respuesta que desde siempre

    nos esconde el cielo



    puede ser que una noche / en algún vuelo

    ganemos sin querer alguna apuesta

    y advirtamos que un alma está dispuesta

    a servirnos de paz y de consuelo



    puede ser que el transcurso de los años

    nos vaya proponiendo otra corriente

    dejándonos con suerte y sin extraños

    y aunque en la piel nos queden cicatrices

    desde el viejo pasado hasta el presente

    puede ser que logremos ser felices.



    Mario Benedetti




    Cation Yo creo que es el plátano
    11/06/2017
    Cation Fuera coñas. Me ha gustado. Muchas gracias, nunca dejes de compartir cosas de estas.
    11/06/2017
    Mar Grande Benedetti!! Precioso
    07/08/2017
  • No te salves....

    25 abr   Bilbao

    No te quedes inmóvil

    al borde del camino

    no congeles el júbilo

    no quieras con desgana

    no te salves ahora

    ni nunca

    no te salves

    no te llenes de calma

    no reserves del mundo

    sólo un rincón tranquilo

    no dejes caer los párpados

    pesados como juicios

    no te quedes sin labios

    no te duermas sin sueño

    no te pienses sin sangre

    no te juzgues sin tiempo



    pero si

    pese a todo

    no puedes evitarlo

    y congelas el júbilo

    y quieres con desgana

    y te salvas ahora

    y te llenas de calma

    y reservas del mundo

    sólo un rincón tranquilo

    y dejas caer los párpados

    pesados como juicios

    y te secas sin labios

    y te duermes sin sueño

    y te piensas sin sangre

    y te juzgas sin tiempo

    y te quedas inmóvil

    al borde del camino

    y te salvas

    entonces

    no te quedes conmigo.



    Mario Benedetti.


  • Botella al Mar....

    13 ago   Bilbao



    Pongo estos seis versos en mi botella al mar

    con el secreto designio de que algún día

    llegue a una playa casi desierta

    y un niño la encuentre y la destape

    y en lugar de versos extraiga piedritas

    y socorros y alertas y caracoles.



    Mario Benedetti